miércoles, 7 de marzo de 2012

Atxabiribil dawn

Esta serie de fotografías que os presento hoy están realizadas en un frío amanecer de Noviembre en la playa de Atxabiribil (Sopelana).

Como de costumbre llegué con bastante tiempo de antelación y tuve que esperar en el coche a que bajara un poco la marea y quedase de esta forma al descubierto la peña que se encuentra en la mitad de esta playa.



Tras plantar el trípode bien hundido en la arena debido al fuerte oleaje comencé la sesión. Apenas había luz, y las primeras fotos las tuve que realizar a ISO 800 para que la luna no se deformara en el cielo. Utilicé un balance de blancos cálido para realzar los tonos pastel del amanecer que ya se intuía en el cielo.






A medida que amanecía y bajaba la marea, quedaban al descubierto mas rocas que permitían jugar con ellas y distribuirlas en el encuadre. Para realizar esta toma me ayude de la estela de espuma de una de las olas que se retiraba buscando dar junto con las nubes mas dinamismo a la imagen.






La luz cambiaba rápidamente y había que estar buscando constantemente los valores correctos de exposición para clavar el histograma. Cada vez estaba mas nublado y el mar golpeaba mi trípode con mas fuerza.
Os aseguro que para realizar estas tomas el trípode estaba unos 40cm clavado en la arena (para los que dicen que prefieren un trípode que pese poco), no es el primer trípode que veo morir haciendo este tipo de fotografías en la playa. Sin duda la fotografía litoral es la peor pesadilla para cualquier trípode, os lo digo por experiencia.







Con el cielo ya completamente nublado, recurrí a las largas exposiciones que tanto me gusta realizar cada vez que tengo ocasión. Estas 2 fotografías están realizadas una detrás de otra, tan solo separadas por el tiempo que tardé en colocar el filtro de densidad neutra. Podéis ver como con esta técnica el resultado cambia dramáticamente. La primera de ellas tiene 2 segundos de exposición y la segunda tiene 110.
La dominante magenta de la segunda se debe a la combinación de filtros, ya que también use el degradado inverso de 3 pasos para el cielo.






Nuevamente haciendo trabajar al trípode y antes de despedir la sesión, quise realizar esta ultima foto desde donde se observa la entrada al puerto de Bilbao y la parte mas oriental de Cantabria al fondo.
Por supuesto después de una sesión de este tipo, me tocó lavar bien el trípode en la fuente que se encuentra en el aparcamiento y desmontarlo y engrasarlo una vez llegado a casa . Solo de esta forma se puede sacar toda la arena y quitar bien todo el salitre.
Hecho todo esto guardadito en el armario hasta la próxima salida, pero eso ya será otra historia.