jueves, 26 de abril de 2012

Días nublados? Si por favor.

Hay lugares en los que a uno le gustaría estar realizando fotografías el día entero, pero cuando se trata de paisajes normalmente las luces nos condicionan a la franja horaria del amanecer o del crepúsculo. En esta ocasión y gracias a la nubosidad existente, pude aprovechar todo el día para fotografiar con una luz suave continua desde el alba hasta el ocaso.
Muchas veces, cuando salimos a fotografiar paisajes, buscamos los cielos con nubes dispersas y con volumen  para que el sol las pinte con los últimos rayos, rellenando con sus colores la parte alta del encuadre. Por estas tierras estos cielos suelen ser habituales cuando hay viento sur, pero los días nublados (que son la mayoría) nos proporcionan otro tipo de luz distinta, que brinda grandes posibilidades si sabemos aprovecharla.

Con uno de estos días me acerque hasta la playa de Somocuevas en Liencres para fotografiar durante toda la tarde.





Esta playa, a pesar de ser uno de los lugares menos fotografiados de la costa quebrada tiene un encanto especial, a mi personalmente me tiene enamorado. Sus finas arenas y cristalinas aguas junto con los islotes rocosos repartidos por esa zona, hacen que mantenga ese aire salvaje a pesar de estar rodeada de civilización.
La bruma de los días anteriores había desaparecido y en su lugar teníamos un cielo completamente nublado pero con algo de volumen. No habían pronosticado lluvia y pensé que eran las condiciones propicias para una sesión de este tipo.




En este tipo de días con la ayuda del balance de blancos y algunos filtros se pueden obtener buenas imágenes durante toda la jornada.
Las dos fotografías anteriores corresponden a unas vistas generales de la playa. Esta playa esta dividida en dos partes, una con orientación este, que es la de las imágenes superiores y otra con orientación oeste, en ambas se practica el nudismo.






Tras recorrer la zona me centre en buscar fotografías como las que podéis ver arriba. En ellas se busca jugar con el color del mar y con los numerosos islotes que jalonan las cercanías de esta playa.








Esta fotografía de arriba que os muestro pertenece a la zona de playa con orientación oeste. Como se puede observar, esta zona esta completamente cubierta de arena y sus aguas son mas tranquilas gracias al rompeolas natural que la resguarda del oleaje.
En esta ocasión utilice ademas del filtro de densidad neutra de 6 diafragmas, un filtro polarizador para resaltar el color del mar y evitar el reflejo de la superficie, observándose así con gran claridad las rocas sumergidas.





Estos días en los que pocos lugares de costa han escapado a la especulación urbanística, uno se alegra de poder visitar lugares como estos, al menos por el momento a salvo de la mano del hombre.